Hace un año abrimos las puertas de nuestro querido espacio Impactico. Le digo querido porque le hemos puesto tanto amor que nuestros seres queridos y la comunidad han querido meterle amor también.

Hace un año tomamos la gran decisión de firmar el contrato para alquilar una casa que para nosotros representaba mucho más que cuatro paredes. El día que firmamos sabíamos que habíamos puesto nuestros ahorros, tiempo y sueños en juego. Les puedo asegurar que tuvimos más de una noche sin lograr dormir.

Hoy no sólo el espacio luce una cara diferente, sino que las personas que habitan el espacio la han llenado de las energías más locas y diferentes que nos habríamos podido imaginar.

Siempre soñamos con hacer comunidad; con juntarnos, acompañarnos, pero no sabíamos cómo se iba a ver eso y hoy les podemos decir: se ve increíble.

Así se ve la comunidad y así se ve la colaboración. Por lo general no es fácil, pero siempre vale la pena, porque los esfuerzos aislados se quedan pequeños, pero cuando un sueño se comparte, se pone en marcha; y en Impactico lo que hay es un montón de soñadores.

A toda esa gente loca que creyó en lo que estábamos tratando de crear, no nos queda más que agradecerles profundamente por mandarse al vacío con nosotros.

No les podemos decir que fue fácil mandarse al vacío. Aunque el espacio hoy cumple un año de estar abierto, el equipo lleva casi dos años y medio de trabajar en conjunto. Costó, pero aquí estamos ;) (Así que a esos emprendedores que les está costando mandarse: ¡háganlo!)

Ahora vemos un ecosistema de emprendimiento y de innovación cada vez más fuerte y más dispuesto a colaborar. Hemos colaborado con organizaciones y personas increíbles y sentimos que se vienen más y mejores cosas. Esperamos que usted, que está leyendo, se apunte a ser parte de esta comunidad (si no lo ha hecho ;).

Aquí les dejamos unas fotos de antes y después. ¡Gracias a todos y todas que lo han hecho posible!