Cristina Masís Ramírez*

No hay una fórmula mágica que diga cómo emprender, pero existen buenas prácticas que te pueden facilitar este proceso. Por eso, hemos decidido compilar 8 pasos básicos que podés tomar en cuenta en el proceso de convertir tu idea en un negocio:

1. Definí una idea para iniciar la empresa

Es importante definir qué tipo de negocio vas iniciar y si es un producto o un servicio.
Investigá a la competencia.

2. Estudiá el entorno de la competencia y sus características a ofrecer en el mercado.

Algunas técnicas para poner en práctica:

- Visita presencial: hacé una buena observación de precios, tipos de clientes (perfil), número de empleados, capacidadeconómica, sistemas de ventas que utilizan.

- Visitá sus páginas webs y sus redes sociales: proporciona información útil e identifica oportunidades para atrapar clientes.

3.Planteá un modelo de negocios rentable

Es un proceso que fija objetivos a seguir, se concreta la estructura organizacional, se define el monto de inversión y posibles soluciones para futuros riesgos. Para iniciar se pueden plantear las siguientes interrogantes:
¿Qué vas ofrecer?
¿Qué valor agregado vas utilizar para diferenciar tu producto o servicio?
¿Cómo vas a vender el producto o servicio?
¿Cuál va ser tu público meta?
¿Cómo vas atraer nuevos clientes y cómo los vas a retener?
¿Cuál va ser tu estrategia para impactar en el mercado: publicidad y distribución?
¿Cómo generar ingresos?
¿Cómo establecer un impacto positivo en la sociedad?

4. Establecé metas financieras

Es necesario fijar estrategias financieras para cumplir con los objetivos y poder medir los avances en un periodo de corto y largo plazo. Esto según las necesidades de la empresa.

5. Conseguí un buen equipo de trabajo

El talento humano es una esencia que aporta mucho conocimiento y le da vida al proyecto que se quiera emprender y en especial si se generan buenos valores de trabajo en equipo.
Su fundamento se genera de las aportaciones y experiencias vividas a lo largo del proyecto de acuerdo a los objetivos que persigue el negocio.

6. Promové el negocio con una buena imagen

La imagen que transmite una empresa es uno de los factores que influyen en los clientes, principalmente en el servicio o producto ofrecido. Buscá llamar la atención de otros espectadores con un diseño atractivo y con un excelente servicio al cliente.

7. Analizá  el negocio e innová

Establecé  metas y tareas a corto plazo para los colaboradores de la organización. Esto permitirá que todos puedan realizar un trabajo específico en un tiempo determinado y te ayudará a identificar aquellas causas que puedan generar algún riesgo.
Como parte de un crecimiento empresarial se requiere de constante seguimiento e implementación de procesos, métodos y modelos innovadores que vengan a aportar mejoras.

8. Aprovechá medios de comunicación

Son herramientas esenciales que buscan dar a conocer el negocio de forma más impactante y atrae al público meta. Algunos medios son:
Las redes sociales: es constante y llega a un público numeroso con posibilidad de interactuar.
Los periódicos: son permanentes y explica en profundidad.
La televisión: hay más exposición y alcance.
La radio: es accesible y participativa (permite respuestas inmediatas).
Lo que sea que hagás lo importante es que te apasione tu negocio porque en los momentos difíciles es esa pasión la que te va a seguir dando la motivación para crecer.

* Estudiante de Administración de Empresas del Instituto Tecnológico de Costa Rica. Graduada del diplomado de Administración de Empresas del Colegio Universitario de Cartago. Administradora Financiera de Comunidad Impactico S.A.